En defensa de la educación superior y la autonomía de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos

Queridos todos,

Desde México les escribo en esta oportunidad por un tema que está teniendo muy poca incidencia mediática a nivel internacional y local (como todo lo que pasa acá) y que tiene que ver con uno de los procesos de lucha más radicales y de peso -institucional, político, popular- en el país.

Es el caso de la Universidad Nacional Autónoma de Morelos. Allí, desde hace casi 6 años se ha hecho de la Universidad un instrumento de denuncia pública contra el gobernador del estado de Morelos, Graco Ramírez (conocido no sólo por ser responsable del último episodio de más escandalosa negligencia que fue el “socavón”, sino porque bajo su mandato se ha disparado la violencia, las desapariciones forzadas y la implantación de megaproyectos de índices de contaminación y destrucción territorial indescriptibles).

La situación de Morelos es la del país entero -o quizás, tristemente, su mayor expresión- y la UAEM es la única universidad pública y quizás el único espacio institucional que se ha atrevido a denunciarla, a sumarse a las exigencias de justicia, a poner manos a la obra en su resolución y a abrir las puertas de la universidad a los familiares de las víctimas y a los pueblos que reclaman su derecho legítimo a decir sobre el territorio que habitan. Además de crear la Asamblea de Pueblos de Morelos (en donde participan representantes de las comunidades y de las luchas que se están dando en todo el estado), de duplicar la cantidad de estudiantes que pueden ingresar en la única Universidad pública y gratuita con la que cuenta la región, de invertir todo su presupuesto en multiplicar la infraestructura universitaria y descentralizarla alrededor de todo el territorio (creando sedes de la Universidad en distintos pueblos, fomentando la formación integral y funcional a las necesidades comunitarias), la UAEM creó un equipo de investigación interdisciplinario (similar al GIEI que funcionó para la investigación de Ayotzinapa) para la apertura de fosas clandestinas que dan cuenta, por primera vez, de la responsabilidad directa del Estado en la desaparición forzada de personas. Son fosas en las que fueron sepultados más de 150 cuerpos por parte de la Fiscalía del estado de Morelos, de forma ilegal: la mayoría de esos cuerpos no contaban con expedientes abiertos, ni necropsias necesarias, ni identificación de ningún tipo. La última fosa descubierta no ha sido autorizada por la misma Fiscalía y el Gobierno del estado a ser abiertas. Esto demuestra que el trabajo de la UAEM ha ido demasiado lejos para el Estado mexicano. Es por ello que el Gobernador del estado le ha declarado la guerra (en un sinfín de sentidos: desde persecuciones, intimidaciones al Rector de la UAEM, a su familia y allegados hasta pedir la renuncia del mismo) y el último signo de esto fue el secuestro del presupuesto universitario por parte del mismo, violando la autonomía universitaria y dejando sin salario a todos los trabajadores de la Universidad. Sin embargo, la institución sigue funcionando, sigue habiendo clases y se siguen denunciando los crímenes del Estado con más fuerza que nunca.

Vivo en el estado de Morelos y participo de diversas formas en la UAEM. Que un rector haya puesto a disposición la infraestructura entera de la Universidad pública y que haya hecho propia la lucha contra la impunidad, la injusticia y contra un Estado genocida, es un hecho que no se acostumbra ver y vivir. Quizás sea en México el único espacio institucional que en su totalidad denuncia al Estado, y bajo la legitimidad con la que cuenta una Universidad pública como esta. Me está tocando esto, pero como saben los acontecimientos espantosos por los que estamos atravesando no trascienden, no nos dejan trascender.

A continuación les adjunto el pronunciamiento que sacamos para apoyar a la UAEM.

Sería importantísimo que consiguiéramos visibilidad y apoyo desde otros rincones. Entonces, los que quieran firmar y apoyar el pronunciamiento pueden enviar su nombre (y si aclaran desde qué institución lo hacen, mejor).

julieta.mellano@gmail.com o a contacto@constituyenteciudadanapopular.org

Si además pueden hacer circular esta información entre sus contactos o pensar otras formas de comunicar lo que acá sucede, sería maravilloso.

Saludos

Julieta Mellano

Pronunciamiento en defensa de la UAEM

Les enviamos este pronunciamiento que estamos impulsando ante la situación que la Universidad Autónoma del Estado de Morelos está padeciendo. No es un tema local. Es un tema que tiene dimensiones nacionales por el autoritarismo del gobernador, la grave situación del estado y el ejemplo de la Universidad al haber denunciado e investigado las únicas fosas clandestinas que se ha comprobado que fueron cavadas por cuerpos policiales.

En defensa de la educación superior y la autonomía de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos

El estado de Morelos se hunde en la tragedia de una violencia generalizada, secuestros, asesinatos, desapariciones, destrucción ambiental, fosas clandestinas, mientras el gobernador, Graco Ramírez, lejos de resolver estos problemas, ha concentrado su poder en atacar a la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), reteniendo ilegalmente el salario de más de seis mil trabajadores y condicionando su entrega a la renuncia del rector, Jesús Alejandro Vera Jiménez, y la cesión de la administración de los recursos universitarios al gobierno estatal. Con esta retención, se busca generar un enfrentamiento entre trabajadores, docentes, directivos y estudiantes, al tiempo que se pretende socavar la autonomía universitaria y el proyecto que la administración actual sostiene. La UAEM, bajo la gestión de Vera Jiménez, no sólo duplicó la matrícula universitaria y construyo 50 mil metros más de infraestructura, sino que ha puesto el quehacer académico al servicio de pueblos y ciudadanos. En especial, ha brindado apoyo a las familias de víctimas de la violencia que en busca de justicia y de sus desaparecidos, han encontrado en la Institución el cobijo necesario para la exhumación de los restos humanos encontrados en las fosas clandestinas que la Fiscalía estatal cavó en Tetelcingo y Jojutla, y en la creación de un banco genético para la identificación de los cuerpos.

Los firmantes exigimos a Graco Ramírez entregue los recursos ilegalmente retenidos, respete la autonomía universitaria y cese los ataques y la campaña de deslegitimación de la actual administración. Hacemos un llamado a la sociedad civil nacional a defender la autonomía universitaria y una educación pública superior al servicio de los pueblos y de la nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *