«Cambalache»

por Manuel Justo Gaggero*

«Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, generoso estafador. Todo es igual, nada es mejor… Qué falta de respeto, qué atropello a la razón…».

Con estos versos el poeta, músico, compositor y militante popular, Enrique Santos Discépolo describía la Argentina de la «primera década infamex, en 1934.

Los «negociados», denunciados en esa época, son verdaderos juegos de niños si se los compara con los ejecutados por la mafia peronista organizada por el matrimonio Kichner, con la complicidad de políticos, sindicalistas, empresarios, narcotraficantes que conforman esa «sociedad de negocios» que es el movimiento peronista hoy.

Ese «cambalache» quedó claramente reflejado en el acto del pasado 29 de abril organizado por las dos centrales sindicales y las dos expresiones de la CTA.

Más allá de las reivindicaciones legítimas que se plantearon y los reclamos al gobierno que compartimos, cabe preguntarse cuál es el motivo por el que el combate contra la corrupción y el pedido de cárcel a los corruptos no forma parte de la agenda del denominado «movimiento obrero organizado».

La ausencia de esta exigencia, que reclama el conjunto de nuestro pueblo, hizo que aparecieran en la movilización, como si nada hubiera pasado, los diputados del Frente para La Victoria que votaron, a mano alzada, todas las leyes remitidas por el ejecutivo durante estos doce años entre las cuáles están La Ley Antiterrorista, el convenio con cláusulas secretas con la República Popular de China, el pago al Club de París, la indemnización a Repsol, y la renuncia a la jurisdicción de los tribunales argentinos en favor de los de Nueva York, en el canje de la deuda del 2005 .

Además estos falsos «representantes» del pueblo fueron cómplices del saqueo al patrimonio público y a los dineros del conjunto de la sociedad ejecutados por la Asociación ilícita conformada por el ex presidente Néstor Kichner y su esposa Cristina Fernández.

Cobraron protagonismo en la misma los ex funcionarios beneficiados en el reparto como nuestro «Chapo» Guzmán: Aníbal Fernández y el ex gobernador Daniel Scioli, responsables, ambos, del avance del narcotráfico en la Provincia de Buenos Aires, del asesinato de más de 4000 jóvenes por la política de gatillo fácil de la mal llamada «mejor policía del mundo» y de la destrucción de la salud y de la educación pública-

Los mismos fueron condenados por la opinión mayoritaria de los bonaerenses en las urnas.

Y como colofón de todo esto están los «dirigentes gremiales» que integran la CGT de Caló eternizados en las organizaciones sindicales, muchos de ellos convertidos en «hiper millonarios» hoy empresarios de «medios de comunicación» gráficos.

Debilita la auténtica protesta esta mezcla de «biblia y calefón», la confronta con el conjunto de la sociedad que tienen memoria y sabe el daño que produjo la llamada «década ganada» con el 30 % de nuestros compatriotas por debajo del nivel de pobreza, una inflación entre el 700 y el 1000% y el 40 % de la población activa con salarios «en negro» ; fuera de todo convenio colectivo.

Para construir una verdadera alternativa transformadora, democrática y popular tenemos que hacerlo a partir de la verdad, la memoria y la justicia exigiendo la democratización del movimiento sindical, el castigo a los corruptos, la confiscación de los bienes mal habidos y una verdadera recuperación de la soberanía; sin «contratos» secretos como el suscripto con la multinacional petrolera Chevron.

Solo así evitaremos el «cambalache».

*Abogado; exdirector del diario «El Mundo» y de las revistas «Nuevo Hombre» y «Diciembre 20».

___

Imagen: captura de pantalla de esta entrevista.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.