La lucha convertida en fiesta. Crónica del 8 M en Valladolid

por Mónica Blanco

El movimiento feminista se atrevió a soñar con una convocatoria de Huelga General como jornada reivindicativa.

Y entonces las mujeres de todo el mundo se «remangaron» y se pusieron a trabajar.

Supongo que nadie piensa que lo del 8 M ha sido espontáneo o casual. Ha sido la conclusión de mucho trabajo anónimo de mucha gente y de pequeñas redes de coordinación.

El lema elegido es una verdad gritada, rotunda y universal: «SI NOSOTRAS PARAMOS, SE PARA EL MUNDO». Y nos entusiasmó.

Se convocaron asambleas del 8M con grupos muy diversos y mujeres a título personal. No es un movimiento estructurado, no está dirigido por partidos políticos ni por sindicatos. Se funciona de forma autónoma y con recursos escasos. Lo que viene a ser un movimiento ciudadano.

Continúa leyendo en De Igual a Igual Delicias.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.