Los piquetes preocupan a los de arriba y son parte del debate del balotaje

Los dos candidatos presidenciales se declararon en contra de los piquetes. ¿Es un método que sirve para la lucha de los trabajadores? ¿Desde cuándo existen los piquetes en la Argentina?

por Leonidas Ceruti

Este sí que es un tema que le irrita a la presidenta CFK, desde hace un tiempo. Hace unos meses dijo que se terminaron los piquetes, pero antes había recomendado y sugerido: “Les pido que cuando protestemos lo hagamos un poco en la vereda y en el cordón para que la gente pueda circular y llegue a la escuela, al trabajo, para que pueda llegar”.

Su exhortación estuvo dirigida a los grupos sindicales y sociales, para que revisaran los métodos de protesta. Al tiempo que había pedido “no complicar la vida a la gente, ni violar la ley ni utilizar métodos violentos”.

Ahora Scioli y Macri, en la campaña del balotaje amenazan, advierten, que no toleraran los piquetes. La UIA, aplaude. Y los periodistas Feinman, Longobardi, Nelson Castro, y muchos otros, se suman al coro, para atacar a los piquetes.

Y por si no lo saben, piquetes existen desde hace más de cien años y seguirán existiendo mientras las injusticias y las miserias de esta sociedad continúen.

Primero, vale la pena recordarles que los trabajadores, desde que comenzaron sus luchas, centraron sus métodos en la llamada Acción Directa. Entendiéndose por ello las huelgas, los piquetes, cortes de calles, levantando barricadas, movilizaciones, tomas de fábricas, etc.

Los piquetes no son un invento de estas épocas, ni de los años ‘90. Tienen a nivel mundial y en nuestro país una tradición ya centenaria.

Las huelgas parieron los piquetes

Cuando se declaraba una huelga, se montaban piquetes en las inmediaciones de las fábricas para impedir que algunos trabajadores acudieran a trabajar desoyendo la resolución del paro.

Trataban de persuadir a los rompehuelgas que se sumaran al paro o, en caso contrario, empleaban medios más contundentes. A la vez, cortaban las calles que llevaban a las fábricas, que hacían las veces de barricadas, para impedir la entrada de materiales para el funcionamiento de las empresas y la salida de la producción.

La tradición de la clase obrera argentina entronca con la ocupación del espacio público, con las marchas, los cortes de calle, las movilizaciones, desde fines del Siglo XIX y principios del XX. Así lo registran las crónicas del 1° de Mayo de 1890, la Semana Roja de 1909, la Semana Trágica de 1919, de la Patagonia Rebelde, las huelga de la Década Infame, la jornada del 17 de octubre del ‘45, la época de la “Resistencia” a los golpistas del ‘55, durante el desalojo de la toma del Frigorífico “Lisandro de la Torre”, cuando Mataderos se convirtió en el barrio de las barricadas.

Volvieron a aparecer, en el Cordobazo, los Rosariazos, y las grandes puebladas de los ‘60 y los ’70, se reiteraron en las luchas contra las políticas del menemismo en los ‘90, y durante el alzamiento popular del 2001.

Por su parte la policía que siempre estuvo al servicio de las patronales, atacaba a los piquetes, bajo el lema “El plomo es la mejor alimentación de los huelguistas”.

Uno de los ejemplos más antiguos de los cortes de calles en Rosario data de 1907, cuando se llevó a cabo una huelga general en solidaridad con los carreros y cocheros, con la participación de 25 sindicatos. En esa ocasión la falta de transporte fue total, la represión fue en aumento, y se militarizó la ciudad. Los sectores empresariales se movilizaron, y de un informe de la delegación de la Bolsa de Comercio que entrevistó al gobernador Echagüe, se puede verificar el clima social reinante “Otra originalidad de esta huelga es la de que ante la insuficiencia de fuerzas, el público y las empresas se ven obligados a reconocer la autoridad del comité de aquella. Tan es así, que los que tienen que conducir los restos de algún deudo al cementerio, para no ser atajado en el camino solicitan autorización previa al Comité de huelga o a la Federación Obrera. Para que los tranvías de tracción a sangre que van a Alberdi circulan sin novedad fue necesario también el consentimiento de los huelguistas. Algunos particulares para poder transitar con sus vehículos pidieron la venia a los huelguistas, siendo unos atendidos y recibiendo otros un ‘No ha lugar’. De hecho están los huelguistas erigidos en poder público”.

En este sentido, válidas son las palabras de un viejo periódico revolucionario argentino de la década del ‘30 que se refería a la importancia de los piquetes en la gran huelga de los obreros de la construcción en 1936: “Ninguna huelga se mantiene ni triunfa sin la existencia de los piquetes. Ellos son el vigor de la lucha, el fuego de primera línea, las brigadas de avanzada en el ataque. En el piquete pueden estar el joven y el viejo, contagiados de la misma fiebre audaz. Pero el piquete es del joven, del obrero nuevo en el que el optimismo, el coraje y la inquietud forman una sola línea tensa y vibrante. Esta línea avanza al encuentro del traidor y lo domina, busca al equivocado y lo convence y lo empuja al lado de los camaradas. Del piquete depende la huelga”.

La memoria histórica de los trabajadores hizo que durante los años ‘90, surgiera lo que se llamó el movimiento piquetero. Eran los tiempos de Menem, cuando se cerraban o privatizaban empresas estatales, que expulsaban trabajadores. Florecieron por todo el país los piquetes y los piqueteros, con sus cortes de rutas y calles, que comenzaron a hacerse habituales en los paisajes provinciales.

Y no comenzó en Cutral-Có, en junio de 1996, como dice CFK, sino que se inició en 1991, cuando las esposas e hijas de los mineros del yacimiento de hierro de Hypasam, en la localidad patagónica de Sierra Grande, el 21 de septiembre de 1991, decidieron cortar la Ruta Nacional 3. Los trabajadores llevaban ya tres meses sin cobrar y con la amenaza del gobierno nacional de cerrar la mina. Fue en esa instancia, que las esposas de los mineros decidieron cortar la ruta e iniciar una huelga de hambre, mientras las hijas movilizaban a los 12.000 habitantes de la localidad. “Frente a la impotencia que ganó a los hombres”, dijo Susana, 36 años, tres hijos, las mujeres se autoconvocaron para encabezar un reclamo que “va más allá de defender la fuente de trabajo”. Las Madres de Sierra Grande instalaron el cuartel general de la pueblada en plena ruta. Y lo hicieron bajo el único liderazgo del conjunto. Partieron el país al Norte y al Sur de Sierra Grande. Las Madres de la Ruta solo dejaron pasar el camión con los sueldos atrasados. Carlos Menem cerró la mina y pasó a ser un museo.

Además, tengamos en cuenta que el país, nació y creció en las plazas, en las calles, y con las movilizaciones populares. Desde aquellos días de Mayo de 1810, en que el pueblo se reunió para reclamar frente al Cabildo hasta hoy, nuestra historia vio pasar por las calles al pueblo protagonizando jornadas de lucha y protesta.

El espacio público es un lugar en disputa.

Lucha de calles, lucha de clases.

Y hoy, los cortes de calles son parte de las formas de lucha de la clase obrera y del pueblo, mal que le pese a muchos.
Por eso, los piquetes seguirán siendo una forma de lucha.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.