PPC se suma a «la plata viene sola»

por José María Rodríguez Arias

Alan García, dos veces presidente y líder del APRA, nos quiere torturar como presidente del Perú nuevamente. Lourdes Flores, jefa del Partido Popular Cristiano (PPC), azote en tiempos del APRA, ha decidido que es buen momento para un «cogobierno» entre ambos, sumando a los de Vamos Perú del actual alcalde del Callao, Juan Sotomayor García (de toda la vida de ChimpumCallao). Los dos partidos que se pueden llamar así, ahora juntan fuerzas ante unas elecciones en que figuraban cuartos (APRA) o no figuraban (PPC). El invento tiene de nombre Alianza Popular.

Flores Nano ahora minimiza sus críticas al APRA, han aprendido de sus errores y ahora son sus socios, claro; ataca a un candidato vinculado anteriormente con los suyos (PPK, cabeza de la Alianza por el Gran Cambio, conformado por el PPC y APP, ahora también criticado por Lourdes) y se junta con su antiguo enemigo mortal… no es que el PPC haga una alianza con el APRA, partido que abandonó el centro-izquierda hace tanto tiempo que ni se acuerdan por dónde anda el centro, es que Flores irá de segunda espada de García Pérez, el de «la plata viene sola». Las bromas están servidas (como la realizada por K. Subirana, destacando el papel de eterna perdedora de Flores).

Escuchando a la precandidata a Vicepresidenta de la República, que reniega con ganas de partidos o candidatos con las que ha ido en alianza (no podemos olvidar que ellos lanzaron a PPK a la presidencia hace cinco años, e iban con APP de Acuña), queda claro que quien ha cambiado es el APRA. En parte tiene razón, este APRA, como digo, ha reconvertido toda su política a un populismo basado en las inversiones públicas a la par que aplica una política conservadora en lo social y de capitalismo de mercado en todo lo demás, salpicado únicamente con la intervención del Estado para:

  1. reprimir al pueblo (Bagua como ejemplo); b) indultar a quien no merece ser indultado (narcoindultos);
  2. atentar contra los derechos de los trabajadores (esto lo tienen en común ambas formaciones);
  3. escaparse de la justicia (demasiados casos);
  4. corrupción de todas las formas posibles (ibídem)…

El PPC, por su parte, nos mantiene en esa costumbre tan suya de presentarse en alianza con formaciones más o menos dispares con las que comparte, en el fondo, el ansias de poder y la manía de imponer sus prejuicios sociales cuales dogmas a los que nos debemos apegar, junto con un sistema económico que no solo dan la espalda al trabajador, sino que le atacan directamente.

Esta campaña promete, en casi todos los sentidos, excepto una (tal vez, ¡espero equivocarme!): la izquierda ni está ni se le espera, los cuatro primeros lugares son todos para la derecha, cada cual más demagoga y perjudicial para los trabajadores y las minorías que el anterior. El mal menor (por ahora) es prenderle fuego a las papeletas.

Un comentario en “PPC se suma a «la plata viene sola»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *