El Luchador

por Miguel Sánchez

El viejo Miguel Esmoc se hizo comunista durante el 1er peronismo. Fue obrero textil y metalúrgico. Su último trabajo fabril fue en Pirelli, en Mataderos, cuna de la burocracia de la UOM. Su activismo le valió sucesivos despidos, y el quedar definitivamente marginado del mundo laboral formal. Entonces se forjó en lo que sería el oficio que lo acompañaría hasta el final, Pintor, así, con mayúscula.

Fue un auténtico soldado de su clase. Militante rabioso de la transformación social. Estuvo en el PC hasta entrados los ’80. Para justificar su salida simplemente alegaba «me fui porque yo quiero hacer la revolución». Así de simple y concreto era.

Solidario, tozudo, amiguero como pocos. Su espíritu rebelde lo inclinaba a rodearse de jóvenes, con quienes gustaba compartir largas sobremesas de fútbol y política.

Se nos fue, con el pucho en la boca y la sonrisa socarrona, sabiendo que tarde o temprano la causa de los oprimidos triunfará. Y cuando se concrete, desde donde quiera que esté se sentirá parte, y mirándonos por encima de los anteojos nos dirá «que te dije!».


Para mi querido y admirado viejo, Miguel Smoc

El Luchador

por Adriana Esmoc

Humildad es la palabra, que seguro te define. El camino que elegiste, no era fácil, lo sabías, pero tu alma no aguantaba, la injusticia desbordada, que a los pobres consumía.

Como hormiga trabajabas, convicciones te sobraban, y no solo discurseabas, vivías como pensabas. Incansable militante, luchador inclaudicable, jamás pudieron comprarte!

Recuerdo aquella mañana, que de chica me llevaste a volantear a Camea, experiencia inolvidable! verte hablar con los obreros, repartiendo los volantes, en épocas donde el miedo, resaltaba tu Coraje!!

En el final del camino, la tristeza te invadía, pero aun así confiabas, en los jóvenes que seguían, en la lucha por aquello, que dedicaste tu vida. Valió la pena mi viejo, porque eso es Honrar la vida!!!

Imagen de Jon E. Illescas.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.