La solidaridad con la resistencia del pueblo palestino no es sólo el 29N

El 29 de noviembre es el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino.

Este día ha sido decidido por la Asamblea General de la ONU con la resolución 32/40 B, de 2 de diciembre de 1977, y 34/65 D, del 12 de diciembre de 1979.

La fecha es el 29 de noviembre porque ese día, en 1947, la Asamblea General aprobó la resolución 181 (II), posteriormente conocida como la resolución de la partición, en la cual se estipulaba la creación de un “Estado judío” y un “Estado árabe” en Palestina, con Jerusalén como corpus separatum sometido a un régimen internacional especial.

De los dos Estados previstos en dicha resolución, hasta el momento sólo se ha creado uno: Israel.

Aún no se han realizado los derechos inalienables del Pueblo Palestino reconocidos por la Asamblea General, a saber, el derecho a la libre determinación sin injerencia externa, el derecho a la independencia y la soberanía nacionales y el derecho al retorno a sus hogares, de donde fueron desplazados, y a que se les restituyan sus bienes.

Las Naciones Unidas, en lugar de imponer sanciones a Israel como es su obligación, han decidido instaurar el 29 de noviembre como día internacional de solidaridad con el pueblo palestino, una medida simbólica y tan poco efectiva como lo fue el año de Palestina.

Por ello en este día denunciamos el régimen de apartheid, la limpieza étnica, el constante robo de tierra y recursos, el bloqueo de Gaza, la construcción del Muro de la Vergüenza, acciones llevadas a cabo en estos 67 años de violenta ocupación israelí en territorio palestino. Ocupación que ha sido posible gracias al abierto apoyo occidental y a la hipocresía, la complicidad y el silencio de los organismos internacionales que nunca han implementado sus decisiones.

Con este manifiesto queremos resignificar este día con nuestro apoyo a la lucha del pueblo palestino y reforzar su derecho a la resistencia, tal como está reconocido en el Derecho Internacional. La Resolución 3070 de Naciones Unidas (1973) reafirma el derecho y la legitimidad inalienable de todos los pueblos que se encuentran bajo dominación colonial y extranjera a la resistencia por todos los medios a su alcance.

La situación de los llamados territorios ocupados de Palestina empeora por momentos.

El régimen de Tel Aviv ha puesto en marcha una nueva “operación de defensa”, cuyo objetivo evidente es la expropiación de más tierras palestinas y una nueva vuelta de tuerca en su política de apartheid y limpieza étnica. La ofensiva israelí desde el 1 de octubre sigue en marcha. El número de palestinos y palestinas asesinadas por las fuerzas israelíes desde el 1º de octubre es de 93 (40 de ellos ejecutados), a un promedio de 2 por día; 17 eran niñas y niños, 31 cadáveres han sido retenidos. Más de 2.513 personas han sido heridas, unas 1.400 con munición letal del ejército israelí, 877 con balas de acero forradas en goma, 236 sufrieron fracturas y hematomas al ser atacadas por soldados y colonos, y por lo menos 5.000 sufrieron los efectos de inhalación de gas lacrimógeno, 20 sufrieron quemaduras debido a bombas y granadas israelíes. En Cisjordania el número de niños y niñas heridas es de al menos 325, en la Franja de Gaza 170. Según la organización de derechos humanos Addameer 1.195 personas fueron detenidas durante el mes de octubre.

Mediante una represión que no cesa, Israel está reconfigurando su control sobre el territorio y sobre la población palestina. Ha reactivado checkpoints que estaban en desuso, ha creado nuevos, y ha puesto bajo sitio a poblaciones enteras, como Issawiya y Jabal Al-Mukaber, en la zona de Jerusalén. El proceso de ‘hebronización‘ de Jerusalén avanza. Cualquier joven, niño, hombre o mujer al que un colono apunte como ‘sospechoso’ se convierte inmediatamente en un peligro que las fuerzas de seguridad deben eliminar.

Por otro lado, la parte antigua de Hebrón (Al Jalil) se ha convertido en una cárcel gigante donde los colonos agreden con impunidad en las calles, los soldados invaden escuelas y lanzan gas lacrimógeno y agua fétida en el camino de niños y niñas al colegio, toman las casas y establecen su base en las azoteas, obligando a sus habitantes a permanecer encerrados. El sensible barrio Tel Rumeida, pegado a una de las colonias más violentas de la ciudad ha sido declarado “zona militar cerrada” y se expulsó a los observadores internacionales, dejando a sus habitantes en una situación de virtual arresto domiciliario, a merced de colonos fanáticos.

Las crecientes políticas expansionistas del régimen de Tel Aviv han llegado a pedir el reconocimiento de la “anexión” de los altos de Golán a los territorios ocupados exigiendo, además, el aumento de construcción de asentamientos ilegales en esa zona. Su interés geopolítico sobre el territorio -donde se han encontrado recientemente grandes cantidades de petróleo- es evidente.

Pero la población palestina resiste de muchas formas: enviando a sus hijos e hijas a la escuela, cosechando sus olivos y elaborando su excelente aceite, o enfrentando con piedras en la calle a uno de los ejércitos más poderosos del mundo, con manifestaciones y convocatorias en los barrios de todas las ciudades.

Lamentablemente, pese a la preocupante situación de angustia e inseguridad sufrida en estos momentos por el Pueblo Palestino, los principales medios de comunicación parecen limitar la narrativa de los hechos a la muerte de los colonos israelíes en Jerusalén tergiversando la realidad y ocultando la asimetría del origen de la violencia, dañando, de este modo, la imagen palestina. Por este motivo, condenamos abiertamente la campaña mediática encaminada a justificar las agresiones israelíes en base a una presunta respuesta a ataques palestinos. Asimismo, denunciamos la falta de acción tomada por parte de las llamadas democracias occidentales y estructuras supranacionales como la ONU y la UE, cuyos mandatos deben estar basados en la defensa de los derechos humanos. Creemos que la decisión de la UE de obligar a que los productos procedentes de territorios ocupados por Israel desde 1967 (Cisjordania, Jerusalén Este y Golán sirio, ya que en Gaza no hay asentamientos) no se identifiquen como israelíes y dejen clara su procedencia será insuficiente porqué los productos de las colonias, hechos con recursos naturales de tierras robadas, que constituyen un crimen de guerra, deben ser prohibidos y no simplemente etiquetados.

La llamada de la sociedad civil palestina al BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones contra Israel), es más necesaria que nunca. La trágica situación sufrida por el pueblo palestino, en particular tras los ataques indiscriminados de los últimos días, requieren de una llamada internacional conjunta.

Ciertamente, en tanto la Comunidad Internacional no adopte profundas medidas, acciones indiscriminadas como las ocurridas en estos momentos en Palestina, seguirán siendo inevitables.

Claramente, el Gobierno de Israel sólo puede llevar a cabo sus acciones en contra del pueblo palestino con el apoyo recibido por sus aliados occidentales.

Por este motivo, y bajo el actual contexto de fuertes tensiones y sufrimiento en Palestina, exigimos a todos los organismos internacionales y gobiernos la condena de este último acto de agresión contra el Pueblo Palestino, la imposición de sanciones económicas a Israel, la suspensión del comercio de armas, la ruptura de todo tipo de relaciones con el régimen israelí, incluyendo la retirada inmediata de embajadores y finalmente intervenir conjuntamente para lograr el respeto de los derechos humanos del Pueblo Palestino y poner fin a la masacre que se está cometiendo.

Finalmente, animamos a la sociedad civil a promover y apoyar las movilizaciones de apoyo al Derecho a la Resistencia del pueblo palestino, impulsando iniciativas de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel hasta que respete los derechos humanos, cumpla la legalidad internacional y ponga fin a la ocupación ilegal de Palestina.

El Pueblo Palestino necesita ahora nuestra solidaridad y apoyo, más que nunca. Palestina libre.

RESCOP (Red Solidaria Contra la Ocupación de Palestina)

Organizaciones adheridas al manifiesto:
Palestina Toma la Calle
Hilombé Solidaridad
Paraguay Resiste Madrid
Plaza de los Pueblos 15M Madrid
Solidaridad Obrera
Rumbo a Gaza
Proparatón
Plataforma de Solidaridad con Chiapas y Guatemala Madrid

Lea más sobre el BDS en http://boicotisrael.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *