La lucha convertida en fiesta. Crónica del 8 M en Valladolid

por Mónica Blanco

El movimiento feminista se atrevió a soñar con una convocatoria de Huelga General como jornada reivindicativa.

Y entonces las mujeres de todo el mundo se «remangaron» y se pusieron a trabajar.

Supongo que nadie piensa que lo del 8 M ha sido espontáneo o casual. Ha sido la conclusión de mucho trabajo anónimo de mucha gente y de pequeñas redes de coordinación.

El lema elegido es una verdad gritada, rotunda y universal: «SI NOSOTRAS PARAMOS, SE PARA EL MUNDO». Y nos entusiasmó.

Se convocaron asambleas del 8M con grupos muy diversos y mujeres a título personal. No es un movimiento estructurado, no está dirigido por partidos políticos ni por sindicatos. Se funciona de forma autónoma y con recursos escasos. Lo que viene a ser un movimiento ciudadano.

Continúa leyendo en De Igual a Igual Delicias.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.