Fidel Castro contra los anarquistas

Una mirada anarquista sobre el líder de la Revolución Cubana

por Juan Manuel Ferrario

«Agustín Souchy era un anarquista alemán, estudioso de las revoluciones. Fue invitado por el gobierno de Fidel Castro a estudiar la naciente Revolución Cubana. Cuando el gobierno leyó lo que había escrito mandó a quemar la edición de «Testimonios de la revolución cubana» y Souchy logró escapar de Cuba a tiempo.

Los anarquistas, experimentados en materia de ser perseguidos por gobiernos de todo tipo, habían tomado la precaución de mandar previamente un ejemplar del libro a la Argentina, donde los anarquistas de la Federación Libertaria Argentina lo editaron, gracias a ellos podemos conocer lo que vio Souchy en Cuba, donde vaticinaba cosas que luego poco a poco y lamentablemente, fueron sucediendo.

Y no solo los anarquistas fueron perseguidos, sino también los homosexuales, a quienes se encerraba en campos de concentración. La revolución cubana nació de un abanico mucho mas grande que de las ideas comunistas que luego se le metieron. La influencia anarquista en Cuba fue mucha, no solo desde tiempos inmemoriales cuando llegaban a Cuba las ideas anarquistas de la mano de Enrique Roig San Martín, sino también por haber sido uno de los países donde muchos anarquistas se exiliaron tras la caída de la República en España, entre esos exiliados anarquistas estaban los padres de Camilo Cienfuegos. Los colores rojo y negro de la bandera del 26 de julio es otra muestra mas de la influencia anarquista en Cuba. Otro anarquista miliciano en España, luego exiliado de Cuba fue Abelardo Iglesias, quien en su libro «Dictadura y revolución en Cuba» relata cosas similares a las que contaba Souchy.

Los anarquistas cubanos participaron de la revolución pero tras la llegada de Castro al poder fueron apresados, torturados y exiliados. Ni hablar de cuando vieron cómo los comunistas cubanos iban llevando la revolución hacia intereses que no eran por los que el pueblo había luchado. Algo similar a lo que ya habían visto en España en los años 30.

La dictadura de Batista, anterior a la de Castro, había contado con el apoyo de los comunistas, siempre pioneros en traicionar buenas causas. Otros anarquistas cubanos fueron los hermanos Moscú, uno de ellos torturado por la polícia política castrista hasta mas no poder, algunas fuentes señalan que al enterarse de ello, Cienfuegos, que no era anarquista, tuvo una gran pelea con Raúl Castro y a los pocos días desaparecía en «un avión caído al mar», nunca lo sabremos a ciencia cierta, por una cuestión de Estado. Mi respeto será siempre por el pueblo llano, protagonista real y único dueño de las revoluciones. La «dictadura proletaria provisoria» de Castro duró 57 años.

Leí por ahí que nadie hizo tanto por los pobres como Castro y me pregunto cómo entonces sigue habiendo pobres en Cuba mientras la burocracia del PC vive muy bien sin que nada le falte, porque el bloqueo, digamoslo, lo sufre el pueblo, no la casta gobernante.

Recuerdo mi ingenuidad de adolescente, no faltaba mucho para cumplir 18 años y tener que hacer la colimba si me tocaba, algo que no pensaba hacer, y por eso me había hecho el pasaporte, con la idea de irme a Cuba. Por suerte, sacaron la colimba en Argentina, tras el asesinato del soldado Carrasco, pero de haberme ido a Cuba quizás hubiera hecho no solo la colimba allá también, sino por mas tiempo aún que en la Argentina.

Sepan que el autoritarismo es despreciable en cualquiera de sus colores, como lo son las policías, los ejércitos y los Estados. El autoritarismo no desaparece mágicamente por vestirlo de rojo. Castro fue también un aliado de la dictadura de Videla, cuando el podrido partido comunista llamaba a apoyar «críticamente» a la peor dictadura que tuvo la Argentina, todo por los negociados que tenía la URSS con los dictadores locales. Los abogados del PC, algunos de ellos con familiares desaparecidos, tenían prohibido defender a guerrilleros argentinos.

Estas cosas las denunciaba un sobrino del Che Guevara aquí. Muchos cubanos se fueron de Cuba, y no solo gente rica. La gente rica pronto demostró, como antes en la URSS, que podía amoldarse al comunismo donde al fin y al cabo seguían existiendo los privilegios, al no terminarse nunca con el Estado. Y si se iban los ricos no se iban en balsas. ¿Y a donde se van a ir muchos cubanos en balsa si no es a Estados Unidos, que está a pocos kilometros? No vamos a pretender que se vayan en balsa a Europa.

No acuerdo para nada con encerrar a todo opositor del castrismo dentro del concepto de «gusano». Se puede estar contra la derecha pero también contra el castrismo. La revolución cubana la hizo la gente, no Fidel Castro. Eduquemos para no seguir líderes, de esa manera, las revoluciones serán inmortales, porque estarán montadas sobre las bases, no sobre las cabezas que hoy viven y mañana mueren. Yo estoy convencido de que la revolución cubana se murió hace mucho. Castro también nos señalaba que acá teníamos que apoyar al kirchnerismo ¿o no?. ¿Decirlo nos pone del lado de Macri? Para nada.

Recuerdo al viejo Ariel, un viejo librero anarco de Rosario, cuando hablábamos de estas cosas me decía con toda la razón: «son los hijos rojos del Vaticano«. Acusar de gusano y derechista a veces sirve para tapar y justificar los beneficios de los que hoy gozan algunos. Enseñemos a pensar, no a seguir, busquemos que la palabra socialismo vaya de la mano con la palabra libertad, como lo decía el gordo Bakunin hace mas de siglo y medio, adelantándose en señalar todas las atrocidades cometidas en Rusia luego.

Es la única manera de lograr una sociedad mas justa en serio, más allá de los sloganes de la propaganda oficial, de lo contrario estaremos repitiendo una y otra vez diversos capitalismos de Estado. Eduquemos en libertad, no adoctrinemos. Una sociedad de iguales no tiene «comandantes» ni jefes, porque entonces ya no serían iguales. Estudiemos a los anónimos que participaron de esa revolución, volvamos a esas fuentes, a la gente desconocida hoy y quizás algo de todo aquello se salve.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.