España cambia de gobierno

Moción de censura aprobada (180-169-1), primera vez que en España esto ocurre

por José María Rodríguez Arias

Gürtel, finalmente, tumba al gobierno. No, no solo por ese caso, claro, sino por todos los errores del propio gobierno que culminan con la sentencia del caso Gürtel (la que inició toda una serie de otros proceso judiciales en que el elemento común es la red de corrupción del Partido Popular). Pedro Sánchez Pérez-Castejón, Secretario general del PSOE y excandidato a la presidencia (dos veces; y una vez intentó la investidura y falló), será el nuevo presidente de gobierno de España con el voto. Pedro Sánchez no es diputado (dimitió para no abstenerse en la investidura de Rajoy de principio de esta legislatura; previamente había perdido la dirección de su partido que en las primarias recuperó), así que no se pudo votar a sí mismo.

El gobierno de Mariano Rajoy, en minoría, no supo tender puentes: le costó medio año sacar adelante unos presupuestos que tenía ya pactados (pero que su propia prepotencia boicoteó); se dedicaba a bloquear las iniciativas parlamentarias de la oposición (el Tribunal Constitucional le dio tirones de orejas por el abuso en la potestad del ejecutivo de bloqueo de determinadas propuestas de ley), impidiendo que las Cortes, en concreto, que el Congreso de los Diputados, desarrollara cualquier tipo de trabajo. Un gobierno bloqueado que bloqueaba. Y luego, la gestión de determinados casos, el de Gürtel como ejemplo supremo, donde la Caja B, de la que Rajoy parece haber cobrado, seguía sin explicarse correctamente, solo ataques a la oposición. (Por cierto, el portavoz del PP no se baja del burro y sigue cayendo en las mismas falsedades sobre la sentencia de ese caso y sobre las que han caído sobre otros partidos que, bueno, ha convertido en el argumentario popular).

Todo esto permitió al PSOE de Sánchez presentar una moción de censura por «higiene democrática». El Partido Popular, a través de la presidencia de la cámara, decidió que mejor no tuviera tiempo para negociar con nadie y puso la sesión para el 31 de mayo y que acabara este viernes. El gobierno pensaba que tenía los votos, entre otros, del PNV, con lo que tendría asegurado mantenerse, aunque fuera por un pelo. Pero no fue así, el PNV pidió la dimisión, como Ciudadanos, pero Rajoy no aceptaba eso…

Muchos partidos (como EH Bildu o ERC) anunciaron que votarían que sí, aunque «el PSOE es casi igual que el PP», ese «casi» era la diferencia; la mancha de la corrupción y determinados gestos y políticas del PP generaban el suficiente rechazo como para votar que sí por el candidato del PSOE. Hay que tener en cuenta, como extra, que queda poco tiempo de legislatura y que, lo más seguro, Sánchez no va a terminar el mandato. El PNV le pidió dos cosas: mantener el presupuesto aprobado hace poco (que, de hecho, aún no está aprobado en el Senado) y «tiempo suficiente para ejecutarlo», al menos en algunas de sus partidas. Así que será difícil ver unas elecciones antes de enero del próximo año.

Ciudadanos, que no quiere votar en conjunto con ellos, exigió una convocatoria inmediata de elecciones para apoyar a Sánchez, así, con los votos de ellos y Unidos Podemos, podrían sacar la moción sin necesidad de los «independentistas» y «proetarras». Sánchez no aceptó esa condición, UP y otros grupos tampoco quieren unas elecciones inmediatas, y ya no le hacía falta el apoyo de la formación naranja.

Desde el gobierno (ya derrotado) se ha atacado con dureza al PSOE, acusándole poco menos de golpista y de haber pactado con los populistas antisistemas (Podemos, IU y confluencias), los secesionistas (ERC y PDeCAT, en concreto) y amigos de los terroristas (Bildu) un «gobierno Frankenstein», insistiendo en que eran muchos los partidos que le apoyaban para desbancar al gobierno… curiosamente, hace unos días el gobierno sacaba pecho por haber recibido los votos de siete formaciones («somos plurales, siete partidos han apoyado estos presupuestos»). En cualquier caso, son lo que el Partido Popular ha demostrado es que sin mayoría absoluta no sabe gobernar; en las elecciones en que ni se presentaron a la investidura lo hicieron porque veían difícil alcanzar pactos; esta vez tuvieron más votos y escaños y Ciudadanos se presentó como un socio más estable (hasta han votado en contra de la moción, aunque pidiendo la dimisión de Rajoy, todo un tanto extraño). Lo cierto es que las medidas que apoyaba Ciudadano también eran bloqueadas por el gobierno del PP sin posibilidad de negociar nada, eso harta a cualquier amigo.

La postura de Ciudadanos era difícil, quisieron repetir los éxitos de Murcia y Madrid, esto es, que todo cambie para que nada cambie. Que el presidente renunciara y no se tuviera que presentar una moción (Murcia) o esta decayera (Madrid) pero que ellos pudieran seguir apoyando a un PP con otro líder, mientras se apuntaban el tanto de haber depuesto al personaje sucio (por corrupción o lo que fuera). Saben que la credibilidad ante su electorado solo la tienen negándole el pan a Podemos y confluencias, también a ERC y PDeCAT, que parecía claro que apoyarían a Sánchez… y Rajoy no quiso dimitir. Así que, en vez de votar a favor o al menos abstenerse (hubiese sido coherente con todo lo dicho contra Rajoy y a la vez contra Sánchez y sus aliados), pero votaron que no.

¿Qué pasará ahora? Muy difícil de prever. Legislatura corta en que tal vez salgan adelante algunas de esas iniciativas que eran contrarreformas a las aprobadas por el PP en la legislatura pasada, como la de educación o seguridad ciudadana, lo que sin dudas es algo positivo pero muy limitado. ¿Y con Cataluña? El conflicto está en una fase distinta y tal vez se pueda «desatascar» el diálogo (inexistente con Rajoy), aunque su fin seguramente sea el mismo que ahora: más conflicto.

Votación final:

  • 180 Sí (la mayoría absoluta está en 176, que era lo que se requería para aprobar la moción). PSOE (84), Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea (67), ERC (9), PDeCAT (8), PNV (5), Compromís (4), EH Bildu (2) y NC (1, concurrió en alianza con el PSOE).
  • 169 NO. PP (134), Ciudadanos (32), Foro Asturias (1, concurrió en alianza con el PP) y UPN (2, concurrió en alianza con el PP).
  • 1 abstención. Coalición Canaria, que cambió su voto durante la sesión de ayer.

En la web del Congreso se puede acceder a todo lo que ha pasado en las sesiones del 31 de mayo y del 1 de junio.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

1 thought on “España cambia de gobierno”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.