¡Será ley! O no habrá paz en la viña del señor

por el colectivo de la revista Crisis*

1. Estamos en la calle Callao, a pocos metros del Congreso, y sentimos que hoy está en juego algo trascendente: qué mierda es la democracia argentina que supimos conseguir.

2. Luego de varios meses de debates públicos intensos, mientras la situación social se deteriora al calor (o al frío) de una tremenda crisis económica, un par de cuestiones han quedado demostradas: a) la gran mayoría piensa que las mujeres tienen derecho a decidir, y de hecho lo hacen. b) la verdad histórica, jurídica y política está del lado de la legalización, y es irreversible.

3. Sin embargo, con el argumento esotérico de que hay vida en la concepción y una fuertísima presión de la corporación más conservadora de la sociedad, un puñado de senadores se preparan para ahogar la legalidad de este movimiento que ya ganó.

4. Hace unos meses vivimos una situación similar y la Cámara de Diputados mostró una sorprendente porosidad para tomar nota del reclamo callejero y el clamor social. Fue una auténtica fiesta popular. Hoy los indicios anticipan que el sistema político puede darle la espalda a la sociedad.

5. Desde hace un tiempo y en todo el mundo se habla de la crisis de representación política. Lo que está en juego ahora es algo más: la idea misma de soberanía. Si los senadores rechazan la ley estarían desconociendo la condición ciudadana del principal sujeto político contemporáneo, las mujeres, en nombre de un principio casi teológico.

6. No se trataría apenas de una nueva agachada del sistema político. No se trataría tampoco de otra lamentable victoria de la derecha. Sería nada menos que la ruptura del pacto que asegura el contrato social. En estas condiciones, el “no nos representan” puede convertirse en “son nuestros enemigos”.

7. Para la inmensa mayoría de las mujeres que han ganado las calles y están envueltas en un proceso de emancipación imparable, el rechazo a una exigencia tan básica, elemental y a la vez urgente, constituiría una burla y una afrenta inolvidable. Su reacción, sea cual sea, no debería sorprendernos.

8. Esta dramática resolución que involucra al Poder Legislativo se da en una coyuntura particularmente turbia. Con un Poder Judicial desprestigiado y de tintes mafiosos. Un Poder Ejecutivo que entregó la decisión del proceso económico a un organismo de crédito internacional. Y un poder militar que se prepara para volver a intervenir en la seguridad interna.

9. ¡Será ley! O no habrá paz en la viña del señor.

*Escrito en una de las calles de Buenos Aires en medio de una multitudinaria manifestación de cientos de miles de pañuelos verdes que rodea al Congreso de la Nación, mientras la Cámara de Senadores debate la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, (Aborto Legal, Seguro y Gratuito) ya aprobada en Diputados

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.