Brasil, la detención de Lula y una perspectiva socialista

por Ariel Mayo

  1. Los socialistas defendemos las libertades democráticas. Eso está fuera de toda discusión.
  2. El objetivo de la democracia burguesa es garantizar la dominación de la burguesía, y hacerlo de la manera más económica posible (recurriendo a un mínimo de violencia física contra la clase trabajadora). Supongo que esto tampoco está en discusión.
  3. En Brasil y en Argentina funciona la democracia burguesa, pues Lula fue procesado en el marco del funcionamiento de las instituciones democráticas (burguesas), que no están para beneficiar al “pueblo” o para favorecer la “justicia”, sino para garantizar la dominación de los capitalistas.

Dado lo anterior, el argumento de defender a Lula porque está en riesgo la democracia es muy endeble desde una perspectiva marxista. Plantear que la democracia está en riesgo por la eventual prisión de Lula es embellecer la dominación de la burguesía. Lula irá preso, precisamente, porque en Brasil funciona la democracia “burguesa”, y en este momento la burguesía resolvió sacarse de encima a alguien que le sirvió en otro momento de la acumulación de capital y que ahora es inservible.

Los marxistas estamos obligados a poner las cosas es un contexto que vaya más allá de la superficie (para esto último están los periodistas de la burguesía). Eso significa poner en relación la política con el ciclo de acumulación de capital. Lula y los demás gobiernos progresistas latinoamericanos fueron una respuesta a la crisis del modelo “neoliberal” (no me gusta la palabra, pero estoy apurado y no encuentro nada mejor ahora. Algún comentarista de este posteo lo dirá mucho mejor) vigente en los años 90. Esos gobiernos recompusieron la acumulación de capital en el marco de un ascenso de los precios de las materias primas (los commodities, para ser más exacto). Fue ese ciclo el que dio el aire económico a esos gobiernos y le permitió obtener enormes ganancias a las burguesías latinoamericanas. Lula y CIA garantizaron un período de beneficios fabulosos para esa burguesía que ahora lo derroca. El ciclo terminó, cayeron los precios y esos gobiernos entraron en crisis. Se impone la vigencia de la ley del valor a nivel internacional y las burguesías antes “progresistas” se empujan para llevar adelantes “Reformas laborales” y otras bellezas. En los análisis de la mayoría de los partidos de izquierda falta toda referencia al capitalismo, al ciclo del capital, a la ley del valor y a la necesidad de extraer mayor plusvalor de los trabajadores.

Hablar de Lula y no decir estas cosas implica dejar de lado el punto de vista socialista y adoptar el democrático. Es, por supuesto, una opción. Pero téngase en cuenta que somos pocos y que nadie cree en la viabilidad del socialismo. Es por eso por lo que estamos obligados más que nunca a plantear una perspectiva socialista, porque nadie más la va a aportar. Por supuesto que los sucesos en Brasil significan un empeoramiento de la situación de los trabajdores brasileños. Pero, otra vez, quien va a plantear una perspectiva socialista si no somos nosotros, los socialistas?

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

4 thoughts on “Brasil, la detención de Lula y una perspectiva socialista”

  1. 1) Coincido con los puntos 1, 2 y 3 expuestos por Mayo. Omite un cuarto, imprescindible para entender la crisis actual de Brasil: hay una ofensiva fascistizante (jurídico-política y militar/parapolicial) para recomponer la tasa de ganancia de los empresarios, perjudicada por la crisis económica internacional y las concesiones que tuvieron que hacer para solventar las políticas de Lula, cuando convenían a sus intereses). Sin este componente político fascistizante no se entiende la violencia con que se está desarrollando.Aclaro: nazifascismo es la dictadura terrorista del gran capital. Por eso, vale la caracterización de fascistizante, que tiende al fascismo pero aún no lo ha logrado implantar. Todo esto explica los bamboleos de la actual democracia burguesa, el curso de la lucha de clases en Brasil y la nueva situación política abierta por el golpe contra Dilma y el golpe sobre el golpe, ahora contra Lula. – 2) El neologismo “neoliberalismo” efectivamente es equívoco. Debe caracterizarse como liberalismo.Y en el caso de la actual tendencia, bien puede calificarse de ultraliberalismo (así como existe la categoría ultraizquierdismo para caracterizar erróneas posturas de las izquierdas).- 3) Dice textualmente “En los análisis de la mayoría de los partidos de izquierda falta toda referencia al capitalismo, al ciclo del capital, a la ley del valor y a la necesidad de extraer mayor plusvalor de los trabajadores”. Esto es falso. Basta repasar la prensa y ensayos contemporáneos. Yo mismo he polemizado en está pagina con posturas del FIT de Argentina y con el PTS en particular. Pero no confundo lo que critico (sobre todo erróneas interpretaciones de nuestra historia, equivocadas caracterizaciones de fenómenos políticos argentinos y latinoamericanos) y no les invento cosas que no dicen, ni oculto cosas que sí dicen, para exponer la crítica. Y no solo los partidos del FIT. Otras organizaciones marxistas (que son parte de esas izquierdas a las que mal se critica) hacen clara referencia cuestionadora dell capitalismo y sus mecanismos de explotación y tienen propuestas socialistas, disímiles entre sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *