Epidemias, endemias y terrorismo sanitario

por Ernesto Rosenberg  (médico, desde la Patagonia argentina)

*DATO: por primera vez, 2 muertos por Hanta Virus en Burruyacu, en el norte rural de Tucumán hace una semana. La enfermedad la trasmiten los ratones colilargos que portan el virus sin sufrirlo. ¿Cómo llegaron? Tal vez corridos por el cambio climático y por las deforestaciones, desde las selvas de Orán-Tartagal donde hay un foco endémico (uno de los 4 de Argentina: conurbano de La Plata el mayor y más silenciado, Orán, Cordillera y Paraná-Delta).Y se toparon con pobladores por los desmontes en Tucumán: todo el suelo es soja… 

Hay pánico en Tucumán.

———————–

*En Lules, al centro de la provincia de Tucumán, hay unas vaquitas clonadas, transgeniadas, cuyo ordeñe surte en la leche GH  o HCH – hormona del crecimiento humano – que se exporta mundialmente; compite con éxito con la conseguida en cultivos celulares de laboratorio. La información dice que para el emprendimiento se juntaron unos 27 técnicos (biólogos, etc.) hace casi 10 años.

———————–

*Ayer escuché por la radio que un consorcio argentino se prepara a fabricar vacuna para el Zika. Parece que hay un gran «nicho de mercado» ahora para eso.

————————

*En EE.UU. hay mosquitos y vinchucas, pero no hay Chagas ni Dengue  ni Zika. Algo falla cuando nos dicen que la prevención de la enfermedad es la Guerra Preventiva a los vectores…

———————–

*En los 60-70 se fabricó en Pergamino (Pcia. de Bs. As.)  suero inmune (gamaglobulina) y, poco después , vacuna contra el Mal de los Rastrojos (FHA, Fiebre Hemorrágica Argentina). La mortalidad, del 33-35% cayó al 0,5 % (igual que la gripe común) hoy, a pesar de que es bastante incompleta la cobertura de población vacunada). Ninguna otra fiebre hemorrágica endemoepidémica (salvo el tifus exantemático original) fue abordada así.

El reciente y mortífero brote de Ébola en África tampoco; pasado el acmé de la epidemia recién empezaron a usar una vacuna. Las gamaglobulinas -ya purificadas después de transgeniarlas a la planta del tabaco- el Mag 3 – se emplearon solo para personal del hemisferio norte (incluido un médico de la misión cubana que curaron los ingleses), pero no para la población autóctona. Toda la atención se desvió hacia los intermediarios (en este caso, los murciélagos  [de paso, aunque también trasmiten la rabia, no conozco de campañas contra ellos por ese motivo]).

Sin embargo, hace 30 años el DoD (Department of Defense) de EE.UU. – el Pentágono – publicaba triunfante de que era capaz de producir en 15 días una vacuna contra cualquier enfermedad exótica para sus tropas invasoras en un país ídem, de ser necesario, gracias a la nueva tecnología de ADN (la bioquímica molecular) sin necesidad siquiera de identificar el virus. Bastaba con meter secreciones infectadas en la licuadora de ADN, que rompía el ADN viral, e inyectar ese producto para que funcionara como vacuna.»Sucia», sí, pero vacuna protectora. Desde entonces mucho se ha avanzado.

El impulso fue la guerra de Corea: ahí se defendieron de la invasión contaminando con ratones los depósitos de agua de los invasores y pegándoles el Hanta. Al día de hoy Fort Detrick – el inmenso laboratorio biológico militar de Maryland – ofrece la vacuna en spray intradérmico. Claro que para la variedad asiática del Hanta, no para la variedad americana (‘Andes’), pero disimulan que posee gran inmunidad cruzada. O el diseño es extendible… cuando «sea negocio». Después de todo, nada tan raro: el inventor de la vacuna cristiano-capitalista u ‘occidental’, Jenner, usó material con virus de vaca (cow-pox) para fabricar la antivariólica que le dio fama y encendió la fabricación mundial de vacunas… y erradicó la viruela del planeta.

 —————————-

*La Epidemiología imperialista nos fuerza a mirar el teatro de sombras chinescas para que creamos que la culpa de las muertes evitables la tienen los mosquitos, las vinchucas, los ratones terrestres o voladores, etc. y aceptemos la ideología exterminista de la Guerra Preventiva global  (que igual NO previene las infectocontagiosas por vectores sino que apenas las atenúa temporalmente). En eso, desparrama el Miedo productor de Obediencias Debidas y desvía el odio hacia la naturaleza, justificando la destrucción ambiental del planeta. El Terrorismo Sanitario no es mero goce sadomasoquista.

A ver quién nos cura la tortícolis de tanto hacernos mirar mosquitos, vinchucas y ratones SIN solucionar las enfermedades curables… Como en la caverna de Platón: solo se ven sombras chinescas.

LA CULPA NO LA TIENE EL MOSQUITO, ya que sin personas infectadas no habría transmisión, tal como se verificó con la polio, y con la viruela, ya desaparecida. El Mal de los Rastrojos, la virosis de la Pampa Húmeda, hoy es residual porque se vacuna ya hace casi 50 años. Y además hay con qué curar, porque se consiguió fabricar en Argentina el suero, y después, la vacuna también.

Hoy me dio bronca ver en el informativo al funcionario nacional diciendo que México y Brasil ya están vacunando, pero nosotros no tendremos vacunas «porque hacen falta 3 dosis y antes va a pasar la epidemia que llegar a conseguir inmunidad», y que la vacuna inmuniza «solo» al 60%.

Parece que ‘la cometa’ por comprarla es poca. Y ni mencionó la real posibilidad de fabricarla. Lo único que propuso es incomodar al mosquito, como hicieron en África con los murciélagos para ‘manejar’ la epidemia de Ébola .

Maravillas del sXXI ¿no?

 

Comparte

1 comentario sobre «Epidemias, endemias y terrorismo sanitario»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.